Según Vitalik Buterin, la fusión de Ethereum redujo el consumo global de energía en un 0,2%